Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Hoy no


Quiero esconderme y parar este mundo pequeñito que empieza a desgarrarse lentamente. Demasiados cambios, demasiados miedos. De repente, mi realidad se torna desconocida. No sé qué ocurre a mi alrededor, ya no conozco a las personas que antes eran mi vida. Busco fuera y dentro de mí las respuestas a tantas incógnitas, pero el silencio y la amarga traición me asfixia. Hoy, noche vacía, sólo tengo ganas de llorar y tirar la toalla. Masoquista, necesito que la soledad y yo compartamos dolor y repasemos imágenes; sé que mañana volveré a levantarme, con fuerza y energía, dispuesta a enfrentar al día y a vencer los temores, pero hoy no...hoy estoy hundida.

3 comentarios:

John Doe dijo...

Incluso en lo más hondo del hoyo donde estes encontraras una luz, que te hara subir, quien sabe... lo mismo tardes meses, dias, años! Pero lo que cuenta que en cada paso que das no te quedaras estancada, no por mi, no por nadie más si no por una cosa mucho más importante. Eres fuerte, llena de luz, de paz, de energia de ESPERANZA y eso ya quisieran tenerlo la mitad de las personas que "leen" esto.

No importa la distancia, sólo usa los medios para que sea inexistente

VIVE DE TUS LOKURA, NO DE TUS RESIGNACIONES

Juan Cosaco dijo...

Ánimo, compañera, espero que tu reajuste no sea muy duro; creo que eres valiente porque te atreves a exponer tu situación y dudas.
No creo que pueda ayudarte demasiado, pero cuenta conmigo para lo que quieras.
Salud!

Lorena dijo...

Gracias a los dos, de corazón. Ya estoy mucho mejor, después del desahogo, de la reflexión, de encontrar nuevas respuestas...de ver un horizonte de esperanza. Gracias, me habéis ayudado a verlo todo más blanco :) Besos!