Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

lunes, 1 de octubre de 2007

Viento de otoño


Estrenamos octubre y semana a la vez. Al fin me veo libre de la tensión de ser futura conductora y me veo un poco más atada por la rutina estudiantil. A pesar de los problemas que parecen acompañarnos al otoño y a mí, el color ha empezado a cambiar y me siento alegre. Puede que se desvanezca en este viento lleno de hojas marrones y amarillas, mi positivad y entrega ante los cambios, pero eso espero que sea en un día mucho más lejano (y frío). Ahora sólo quiero que terminen las obligaciones y pueda comenzar la poesía.

3 comentarios:

Juan Cosaco dijo...

hmmm hagamos obligatoria la poesía y el positivismo!
Salud!

JuanMa dijo...

La poesía siempre está ahí (donde estés tú).

Besos.

cuchhhi dijo...

vivan los poetas!