Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

jueves, 28 de agosto de 2008

La siguiente marcha


Arranca. Oye el motor, quita el freno de mano. Mete primera. Avanza, no muevas bruscamente. Atenta, mira el indicador y cuando llegues a veinte, es la hora. Ahora suelta el acelerador, pisa el embrague, cambia la marcha, suelta el embrague y pisa acelerador....Lorena...estás pisando el acelerador....Lorena...suelta el embrague....¡Lorena que te estrellas!
Ay, madre mía. Me faltan pies, ojos y manos. Tiempo al tiempo, esto de ser conductora no es tan fácil. Estoy aprendiendo poco a poco, con mucha paciencia, prudencia e ilusión. Me gustaría coger el coche y perderme a un lugar desconocido, poner la radio y escuchar las canciones que me gustan, hacer un viaje con buenos amigos.
Estoy un poco resfriada y mi voz se ha perdido, devorada por la ronquera. Son días extraños, de calor pesado y cielo encapotado. Trabajo todas las noches, esas que tanto echo de menos, pero el cansancio me regala una gran satisfacción. Independencia, libertad, orgullo y un sentimiento profundo de responsabilidad. No estoy leyendo lo que me gustaría y los libros me miran con rencor desde la estantería.
Y lo peor de todo es que ya se acerca el fin del verano. Me dan escalofríos de pensar en lo que viene. Aún estoy intentando descifrar si tengo más miedo o emoción.
Sea lo que sea, pronto lo descubriré, espero, como a dominar las marchas y los pedales del coche.

9 comentarios:

Fran^^ dijo...

La suerte del coche es que como tiene pedales como las bicis que protagonizaban nuestra infancia...puedes volar frente a la Luna como hacían Elliot y E.T. Todo es cuestión de inocencia y ganas de perderse,no? Bueno...también hace falta un poquito de práctica en la autoescuela, jeje. Pronto podrás hablarle de tú a tú a la Luna.

Nanny Ogg dijo...

Cuanto me alegro de no saber conducir :D

Ah y no te preocupes, los libros no son rencorosos y te acogerán con los brazos abiertos en cuanto puedas leerlos.

Besos

AMYLOIS dijo...

Tu puedes!! A por todas!!!

Mae dijo...

Mucha suerte en tu comienzo como pedigro con motor, jajajaja.
Mucho cuidado y ánimo que verás como una vez que tengas el carnet todo es mas maravilloso, o por lo menos si no te gusta lo que hay, te puedes ir, jijiji.
Besos guapa.

Morph Doe dijo...

Hola Cariño!!

La ventaja del Carnet es... te puedes ir donde te de la gana... sin nadie, o con el coche lleno. Pero lo que si es cierto, es... una vez que lo tengas... te olvidaras de muchas cosas, como limitaciones de velocidad... pesos... doble stops... etc que ahora mismo si controlas en la autoescuela y despues no lo haras. :) Eso si!! LOS ESPEJOS SIEMPRE!! Y EL INTERMITENTE TAMBIEN!!:P

Un besito preciosa! Y a ver si nos vemos!!!!

Isabel dijo...

Lo importante es que tú domines al coche y que él no te intimide a ti.Esto es cuestión de costumbre y prudencia,amiga.Que no desistas eh.
;-)Besazos.

El búho rojo dijo...

Todos los comienzos pueden resultar difíciles, pero una vez superado, las metas que nos proponemos son otras, más lejanas, más difíciles...

Creo que siempre es así...

jordicine dijo...

Venga, que no pasa nada, Lorena. Todos los veranos se acaban... por suerte, no? Y lo del coche... a todos nos ha pasado igual. Besos.

Elena dijo...

Al principio parece inabarcable, pero conducir engancha, y al final acabas disfrutando (más rápido de lo que esperas). Fuera de los grandes atascos, el coche te da una independencia y una libertad increíbles. Ya nos contarás cómo lo llevás. Y tranquila, ya verás lo pronto que dominas todos esos mandos y pedales.