Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

miércoles, 13 de enero de 2010

Querer

Es curioso. Será que me hago mayor y me hago más preguntas. Pero es una duda que me inquieta. No hago más que ver cómo la gente se dice que se quiere, a todas horas. Pone que se quiere en las fotos, se abrazan exclamándose que se quieren, querer, ay, el querer. Después, está la segunda parte. La parte en la que criticas a la persona que quieres, la parte en la que no estás cuando la persona que quieres te necesita, cuando te importa más cualquier aspecto relacionado con tu ego que con las personas que tanto dices querer.
¿Por qué regalamos con tanta facilidad un "te quiero"?
Siempre he sido una persona bastante cariñosa, sobre todo con mis amigos más cercanos. Pero cada vez que he dado un "te quiero" ha sido porque ha salido del fondo de mi corazón, y no del fondo de mi garganta.
¿Estoy volviéndome anticuada o será que doy demasiado valor a las palabras? A veces las palabras no son suficientes, y son los actos los que inclinarán la balanza de la confianza.
Sin embargo, a pesar de todo, prefiero que la gente se diga que se quiere, a que se diga lo contrario. Ojalá fuésemos todos realmente sinceros, diciéndolos en el momento adecuado, ni en exceso ni defecto. Porque que te quieran es maravilloso.
Aunque aún mejor es querer.

6 comentarios:

maile dijo...

No te preocupes... todos nos hacemos mayores algún día y nos vamos dando cuenta de muchas cosas que nos desilusionan. Pero no dejes de decir "te quiero" si es verdad.

Ani Talava Latina dijo...

Las palabras cuentan cuando se apoyan de las acciones :D

Encontré esta forma de comunicarme contigo xD dado que no sé si frecuentes tu cuenta en Fanfiction xD pero podría pedirte que continues tus historias?XD

susana dijo...

Sí, es muy fácil decirlo... Lo dificil es decirlo de verdad, con el corazón.

calabaza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Grava dijo...

Si las palabras tuvieran ese poder que antiguamente tenían, ya no se hablaría sólo por corresponder o por sentirte parte del grupo: te quiero, os quiero.
Es una pena, pero cuando te lo dicen ya no sabes que tienen de verdad esas palabras, por eso prefiero las acciones antes que las palabras. Aunque me miren raro cuando no correspondo con la mismas palabras. Puede que le de demasiada importancia a las palabras, pero no lo puedo evitar.

Verónica (peke) dijo...

Nunca dejes de querer y de vivir a traves del amor...

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi ricon con tutaza de cafe caliente, siempre que quieras...