Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

miércoles, 24 de enero de 2007

Niebla














La habitación se me echa encima. Me hundo en las desganas. Me abraza la melancolía y la incertidumbre juega conmigo sin piedad. Espero pero no llega. No sé por dónde voy. Tengo miedo a la soledad y mi mundo se desquebraja por momentos.
Ya no sé ni quién soy, ¿cómo puedo exigir algo a los demás? Siento que todo ha cambiado, todo, y que yo no estaba preparada para ello. Este frío y esta angustia me envenenan la noche.
Y no está oscuro … pero no veo nada, todo lo llena la niebla.

4 comentarios:

nadaquedemostrar dijo...

...mira bien la niebla...no lo ves?

...el sol está detrás!!!

JuanMa dijo...

Mucho tiempo he camindo yo también entre la niebla.

Parece que nunca saldrá el sol, pero sale.
Mucho ánimo...

Lorena dijo...

Gracias a los dos, de corazón!

Niyah dijo...

El sol saldrá en el momento en el que menos te imaginas. Tu sol es tu sonrisa...mírala aparecer y la niebla se disipará...