Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

viernes, 13 de julio de 2007

Sólo tú



Llevo tiempo buscando una excusa para hablar de él...
Lo confieso, me he enamorado locamente. Y le busco, cada noche, anhelante, ansiosa. Dormir no ha vuelto a ser lo mismo desde que me susurra al oído, haciéndome sentir que el universo entero cabe en su voz. Cada palabra, cada frase...¿cómo puede alguien tener tanta magia? ¿Cómo puede dibujar tantos sentimientos dentro de cada maravilloso verso?
Eres único, Pablo, aún no he logrado encontrar a alguien con el que compararte. A alguien que me haga estremecer de esa manera tan sobrenatural.
Así que, aprovechando que naciste el día 12 de Julio de 1904, te quiero rendir mi homenaje personal por tantos momentos juntos. Aunque tú no me conozcas...yo siempre te llevo conmigo.



Juegas todos los días con la luz del universo.
Sutil visitadora, llegas en la flor y en el agua.
Eres más que esta blanca cabecita que aprieto
como un racimo entre mis manos cada día.

A nadie te pareces desde que yo te amo.
Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.

¿Quién escribe tu nombre con letras de humo entre las estrellas del sur?
Ah déjame recordarte como eras entonces cuando
aún no existías.

De pronto el viento aúlla y golpea mi ventana cerrada.
El cielo es una red cuajada de peces sombríos.
Aquí vienen a dar todos los vientos, todos.
Se desviste la
lluvia.

Pasan huyendo los pájaros.
El viento. El viento
.
Yo solo puedo luchar contra la fuerza de los hombres.
El temporal arremolina hojas oscuras
y suelta todas las barcas que anoche amarraron al cielo
.

Tú estás aquí. Ah tú no huyes
Tú me responderás hasta el último grito.
Ovíllate a mi lado
como si tuvieras miedo.
Sin embargo alguna vez corrió una sombra extraña por tus ojos.

Ahora, ahora también, pequeña, me traes madreselvas,
y tienes hasta los senos perfumados.
Mientras el viento triste galopa matando mariposas
yo te amo, y mi alegría
muerde tu boca de ciruela.

Cuanto te habrá dolido acostumbrarte a mí,
a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan.
Hemos visto
arder tantas veces el lucero besándonos los ojos
y sobre nuestras cabezas destorcerse los crepúsculos en abanicos girantes.
Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar
soleado.
Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.


Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos.


1 comentario:

niyah dijo...

Hablais en silencio por las noches, sientes su aliento mientras te quedas sin respiración a cada palabra que tus ojos curiosos leen...Si te soy sincera, me costará trabajo entender tu conexión con Pablito xD pero creo que es algo mágico, como un pianista cuando hace sonar un tremendo piano de cola...esas notas fluyen a través de todos tus sentidos...y el mundo parece apagarse...todo se va, todo fluye a tu alrededor, pero estás tan abosrta que no te enteras...creo que puede ser similar, no? Jajaja

Un besazo, hermanita(K)