Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

domingo, 25 de noviembre de 2007

Contra la Violencia de Género


Vivimos en constante cambio, luchando porque se cumplan los derechos humanos en todo el mundo, derechos fundamentales, como la libertad, la igualdad y el respeto.
Durante mucho tiempo, se ha tratado a la mujer como a un objeto, se la ha visto como a un ser inferior. Con mucho esfuerzo, se ha logrado más igualdad entre mujeres y hombres. Sin embargo, no es fácil que este cambio sea comprendido por personas a las que se las ha educado para ser superiores y, por otras, a las que se les ha enseñado a ser inferiores.
El Día Contra la Violencia de Género, es un homenaje hacia aquellas que, en su intento por liberarse de las tradiciones y escapar del machismo, son castigadas con la muerte, a manos de aquellos que las reclaman, afirmando amarlas, haciéndolas víctimas de su irracionalidad; para aquellas han sufrido y que sufren hoy esta tortura.
A pesar de las nuevas leyes que intentan frenar al agresor y proteger a la víctima, muchas mujeres siguen solas, tienen miedo y se ahogan en su dolor, encerradas, solas, con sus sueños rotos, escondidas bajo un frío silencio, fingiendo aparente normalidad, espejismo que oculta el infierno real que es sus vidas.
Todas y todos, pues no debemos olvidar que también existe violencia doméstica contra los hombres, merecemos ser respetados. Ninguna persona puede maltratarnos, ultrajarnos o hacernos sentir inferiores, somos libres y nadie está por encima de nadie, no importa el sexo, la raza, la orientación sexual, la religión, la cultura…somos iguales.
Por ello, hoy me manifiesto contra esta violencia y contra la violencia de cualquier tipo, pidiendo implicación: no miremos a otro lado, no nos convirtamos en cómplices de la injusticia. Sobre todo, preocupémonos por enseñar en base a estos derechos, en la educación está la clave, la llave para evitar que estas atrocidades se sigan cometiendo.

Ojalá que este sentimiento de apoyo y unión consiga aliviar el corazón de aquellos y aquellas que se sienten perdidos y solos.
El mayor derecho que tenemos las personas, es el derecho a ser felices. Nadie debe impedírnoslo.

2 comentarios:

Psikotropika dijo...

Paseando por blogs encontré el tuyo

me gustan tus entradas :)

Juan Cosaco dijo...

la noviolencia es un buen camino.
¿Has visto la peli "soy curiosa"?
Salud!