Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

sábado, 26 de julio de 2008

Llamadas del pasado



Y supo que pronto estaría de vuelta, porque quienes se huyen, se acaban buscando. - Querido Caín de Ignacio García-Valiño

Hace poco mi hermana y yo hablábamos de lo que había cambiado de unos años a ahora. De más pequeña era dura como la piedra, cualquier herida o problema no conseguía de mí más que indiferencia. Y ahora, ¿quién soy? Hasta las lágrimas de cocodrilo me hacen llorar.
He esperado mucho tiempo, esperé todos los días a que la vida volviera a tener un orden y sentido lógico. Cuando no lo encontré, me acostumbré al caos y, poco a poco, me asenté entre los cambios. Intenté alejar de mí la rabia y el rencor, intenté no tener más esperanzas vanas y, simplemente, seguir adelante sin mirar nunca atrás, ni pensar en lo que tuve. Y, es curioso, cuanto menos deseas, las cosas ocurren. El por qué aún no lo conozco, debe ser por esta maldita manía de querer dar sorpresas para que nos desconciertemos.
Ante la llamada del pasado, me quedé rígida; ante la llamada del pasado intenté frenar los recuerdos amargos, las noches de dudas, las malas miradas, las lágrimas que queman la piel y las traiciones que rompen la fe. Pero, como ya vaticinaba, ya no soy la misma, ya no soy piedra y, el pasado es mi mayor debilidad. Aquí lo tengo, bien clavado en la garganta, viajero de primera clase por mi cabeza.
Qué sencilla parece la palabra perdón. Qué intolerante aquel que lo rechaza. Qué ignorante aquel que juzga sin saber.
Me doy cuenta, más que nunca, de lo difícil que es decidir. Decidme vosotros, espectadores objetivos, ¿conciencia o corazón?, ¿orgullo, olvido, rencor, justicia? Decidme si se pueden perdonar las traiciones, decidme si debo actuar conforme a mi deber o si, por una vez, debo mandarlo todo a la mierda, su perdón y mis valores, pero así, hacerme justicia a mí misma.

18 comentarios:

BIRA dijo...

El post, desde el aspecto literario, me ha parecido bestial. Buenísimo.

Desde el aspecto sentimental... tocamos con hueso. Llevo planteándome esa cuestión de lo que es perdonable o no y de si debe primar la educación y el buen rollo a mis principios más de cuatro años... y no he encontrado respuesta. Así que no puedo ayudarte. Sea como fuere, espero que tengas suerte y que la decisión que tomes no te cause ningún daño.

Un abrazo

Mae dijo...

Guapa.. Yo, sinceramente creo que todo se puede perdonar si realmente deseas hacerlo...
Si tu corazón es lo que desea adelante, pero ten siempre en cuenta que el pasado forma y formará parte siempre de ti y que todo lo que hagas quedará ahí.
Ante todo se tú, aunque hayas cambiado. Todos hemos cambiado y lo seguiremos haciendo porque de eso se trata. Nos hacemos nosotros mismos, pero la vida nos moldea a su forma... Es así y ante eso lo único que nos queda es conformarnos.
Muchos ánimos y un besazo.

Loren dijo...

Esa imangen de Klim que tienes me ha cautivado... espero seguir leyendote a diario. muchos besos

El búho rojo dijo...

PUffff... cuan complejo meterse, no en la piel, si no en el alma de otro... No, imposible decidir ahí...

Pero si fuese yo, no me gustaría pasarme la vida cargado con una mochila llena de odio y rencor... es mejor ir de vacío...

Por otro lado... habrás de valorar si llenarte de orgullo compensa vaciarte de amor... siempre que sea amor...

Suerte... la decisión sólo es tuya...

Un beso

Bolero dijo...

Peliagudo tema, yo hace 20 años que quiero pedirle perdón a una persona.
no sé si me habrá perdonado, espero de corazón que sí, la parte q me toca está perdonada, me falta saber si él logró perdonar.
paRA PERDONAR, CREO Q MUCHAS VECES DEBEMOS EMPEZAR POR PERDONARNOS A NOSOTROS, yo me perdoné

muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

Elena dijo...

Planteas un tema más que complicado. Creo que solamente tú sabes si debes o no perdonar, pues dependerá del tipo de traición y las circunstancias de lo que ocurrió. Creo que perdonar quizás no es tan difícil cuando el tiempo pasa y la herida va cicatrizando, pero olvidar ya es otra cosa. Y por supuesto, aún es más arduo confiar de nuevo en su persona. Muchas veces es imposible.

Un beso, guapa

Más claro, agua dijo...

Lo primero es uno mismo. ¿Quién se va a ocupar mejor de ti si no? ;-)

Anónimo dijo...

Lorena, solo queria darte las gracias. Por "casualidad" he llegado a tu blog, y no frecuento estas cosas, pero me ha llamado la atención y he llegado a escuchar "Una lección de vida: Randy Pausch"... justo murió el 25 de julio. Es una pena que seamos así... solo escuchamos cuando es demasiado tarde... ahora lo más difícil es no olvidar lo aprendido.
De verdad, gracias, por existir

Nanny Ogg dijo...

Primero iba a decirte: corazón. Luego pensé que, no, que mejor te hicieras justicia a ti misma. Finalmente opto por decirte que hagas lo que creas con total sinceridad contigo misma que te hará sentir mejor y más feliz.

Besos

Petitabruixa dijo...

Estoy de acuerdo con Elena. Hace falta tiempo para perdonar pero debes ser siempre leal contigo misma. Escuchar tu corazón y ser justa.

Besos,

Lili;-)

Sombra de Luna dijo...

BUfff, no soy quien para decirte si se debe perdonar una traicion o no. creo que dependera de la traicion que sea y de la persona que viene...el pasado es duro, pero llevo oyendo desde pequeñita que el tiempo todo lo cura..ojala sea asi

Juan Cosaco dijo...

Es complicado, chica... haz lo que creas mejor, pero yo nunca perdono una traición, aunque lo haya intentado, al final se queda ahí clavada para siempre. Los fallos si, eso me resulta sencillo y natural de perdonar y olvidar; incluidos los míos.
Bsos!

Fran^^ dijo...

Observa más bien la llamada del futuro. Cómo te pide el futuro que te encuentres contigo misma, con respecto a los de más. Creo que en ello radica e saber hacer d euno mismo ante las cosas qu ele van sucediendo:)

suerte^^

Emig dijo...

Hola Lorena. Dices ¿conciencia o corazón? Creo que ambos van unidos si están exentos de emoción y los pensamientos están aquietados en ese letargo silencioso que crea un espacio vacío y así podemos vernos y sentirnos más objetivos. Creo que uno mismo es su mejor aliado, pero la palabra justicia no me gusta, porque entretiene el propio caminar y la forma de ver cada instante nuevo, vacío de contenidos pasados, aunque algunos los sintamos como lastre y, la claridad, surge cuando el movimiento de nuestras aguas se aquieta porque no las movemos. Para mí, las grandes preguntas se responden solas desde esa diáfana actitud.
Saludos!

fire dijo...

cada dia escribes cosas mas sentidas y bonitas..
me emocionasssssss....
me cuesta salir de aki sin lagrimillas en los ojos..
un beso cielo

Achiperre dijo...

siempre coherencia con uno mismo...
Si lo mandas todo a la mierda.. y no tenía que ser así... resurgirá el problema.. para dejar de serlo...
me está pasando algo así ahora...
descubro que me equivoqué.. o no..
quiza fuese ese el paso para ser lo que soy!... no se..

saludos!

NancyQ dijo...

Y si lo mandas a la mierda de que sirve?
Aprenderias algo?
Creo que perdonar te llenara de cosas positivas, si lo mandas todo a volar, es como si nunca te hubiera importado, entonces el perdon no existiria.
Besitos!

Lorena dijo...

Muchas gracias a tod@s por vuestros comentarios. Me habéis ayudado mucho, de verdad. He decidido simplemente hablar para entender, pero ahora la otra persona vuelve a jugar perdiéndose en un incómodo silencio.
Ay....

Bira: Muchas gracias, supongo que el coraje alienta a la literatura. Yo tampoco encuentro respuestas claras ni sé hacia dónde se inclina la balanza; supongo que muchas veces debemos dejarlo un poco al azar, sobre todo cuando no se sabe qué camino escoger. Un besazo!

Mae: Agradezco tus palabras. Mi problema es que no sé si quiero perdonar, ya que dicen que querer es poder...y, aunque lo haga, no podré olvidar, por lo que tampoco me sirve de mucho. Un beso

Loren: La imagen de Klimt es preciosa, desde luego. Espero verte mucho por aquí ;)

El buho rojo: Ahí está la clave, ¿para qué arrastrar esa mochila de rencor? Pero, por otra parte, no puedo ser falsa a mí misma y fingir el perdón. La decisión es mía pero te agradezco mucho tus palabras. Un gran abrazo

Bolero: Perdonar, qué gran lío. Ojalá fuera más fácil, hubiese menos orgullo de por medio y se pudiera olvidar de un plumazo todo lo que pasó. Un gran beso

Elena: Tiempo al tiempo, ¿verdad? Pero, ¿cuál es el límite? Creo que es importante zanjar el pasado, pero veo imposible recuperar la confianza. Hay demasiado dolor de por medio. Un gran besazo

Más claro, agua: Jejeje, gracias por tus frases. Lo primero uno mismo, lo peligroso es protegerse demasiado. Soy capaz de meterme en el caparazón y no salir. Supongo que toca ser valiente. Un besazo

Anónimo: Me alegra mucho que Una lección de vida de Randy Paush te haya ayudado, es un testimonio maravilloso que todos deberíamos escuchar y poner en práctica. Espero verte más. Un besazo

Nanny Ogg: Gracias por tu sinceridad. Creo que elija lo que elija no me dará alegría al 100% pero algo hay que hacer :P Un besazo

Petitabruixa: Sabias palabras. El tiempo parece ponerlo todo en su lugar y hay que mantener la cabeza y el corazón coordinados y atentos para actuar. Un gran beso

Sombra de luna: El pasado es duro y no se puede jugar con el pasado y el futuro, porque sino no se aprovecha el presente. Un besazo

Juan Cosaco: Te entiendo bien, las traiciones se te clavan y astillan, por más que lo intente seguirá siempre su huella. Un abrazo

Fran ^^ : Interesante, ¿qué me dice el futuro? El futuro me dice que resuelva los asuntos del pasado para seguir adelante. Un besazo

Emig: Preciosas tus palabras. La conciencia me dice una cosa, el corazón otra, supongo que hay un nexo donde se unen y que actuaré así. Un beso

Fire: Ayy Fire, salen solas, tú tienes que entenderlo bien. Cuando se habla con el corazón en la mano, todo es sinceridad. Un besazo

Achiperre: Eso es lo que me preocupa. Puedes darle la espalda l pasado pero volverá tarde o temprano. ¿Es lo correcto o no lo es? Un gran beso

Nancyq: Qué bonito es perdonar pero qué difícil. Aunque sea "lo mejor", a veces siento que no es lo que quiero, que no es lo que merece...aunque, al fin y al cabo, qué sé yo. Un gran beso