Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

domingo, 21 de septiembre de 2008

Siempre más

Estoy nerviosa. Como mariposas revolotean en mi cabeza mil pensamientos, algunos más bonitos que otros. Mañana empiezo la facultad, estoy ilusionada aunque no puedo evitar sentir una punzada de pena al decirle adiós a este hermoso verano. Echaré muchas cosas de menos a partir de mañana: las dulces mañanas sin prisas, la ausencia de papeles desordenados en el escritorio, las noches infinitas vagando sin rumbo por el océano caótico de mis invenciones.
Ayer me sentí mayor, diferente. Sentí seguridad en mí misma, la responsabilidad cayendo sobre mí y la sensación extraña pero adictiva de la falsa libertad que creemos tener sobre nosotros.
Me examino el día treinta de conducir, confieso que estoy histérica pero muy impaciente. Estoy pendiente de un hilo porque posiblemente vuelva a trabajar, y lo estoy deseando.
Sufro por mis amigos que sufren y sonrío gracias a que veo a otras personas que quiero muy felices. Pero qué hay de mí...sólo pinceladas sin importancia, aún no sé dónde estoy o cómo. Me busco pero no me encuentro. Sé cuáles son mis circunstancias pero aún no encuentro palabras para definir lo que pasa dentro de mí. Quizá ahora mismo es el tiempo, y no yo, el que juega las cartas. Quiero volver la vista atrás y me sorprende ver cómo los años han volado sin que me diese ni cuenta.Supongo que eso es porque he sido feliz. Quiero más, quiero más vida, más, más...allá voy.

11 comentarios:

Morph Doe dijo...

alguna vez te he dicho: te quiero :)
Eres genial muaks!

AMYLOIS dijo...

suerte con el carnet. tu puedes!!!!
besitos.

jordicine dijo...

En la Facultad puedes seguir viviendo, claro está. Aprovéchala al máximo. Un beso y suerte!

Di dijo...

Me encanta como escribes. Es normal los nervios ante los cambios, pero en seguida una se adapta. Y respecto al carnet no te pongas nerviosa, el aprobar o no, se debe en gran medida a la suerte que se tenga el día del examen. Saludos y suerte!

Sergio dijo...

Lorena, pisa el freno que te cargas a la pobre abuela!!!
ya has empezado la facultad, ya eres mayor.. y quien me lo iba a decir!!! un besazoo

Marisabidilla dijo...

Mira que me gusta lo optimista que eres. ¡Muy bien!

Mae dijo...

Disfruta cada momento, cada ocasión de felicidad y tb cada momento de tristeza porque porque de todo acabarás sacando el lado positivo.
Mucha suerte con el carnet de conducir y ya sabes... cuando lo tengas, te vienes y nos tomamos un café una tarde.. ;)
Besos guapa y suerte en general.

Nanny Ogg dijo...

Los cambios asustan, es normal pero es bueno recibirlos con alegría y esperanza :)

Suerte con todo.

Besos

Anónimo dijo...

Hola!
Bueno es que no sé como puedo contactar contigo, y esta fue la única manera que encontre ( soy consciente de que quizás no sea el mejor sitio, y por ello me disculpo)
Me gustaría suplicarte, implorarte que termines el fic de el pianista.

Muchos besos

** MARÍA ** dijo...

Estás muy pero que muy viva, es tan simple como eso. Necesitas sentir y hacer sentir, necesitas amar y que te amen, necesitas compartir y que te compartan. Necesitas ser tú misma y dejarte llevar por los caminos de la vida.

Y este escrito que has posteado es muy tuyo, eres tú en esencia.

Bello escrito e intensas ganas de vivir.

Besos tiernos y dulces para ti.


** MARÍA **

BIRA dijo...

Sin que sirva de precedente voy a contarte cuándo me sentí yo "mayor". Fue, una vez cumplida la mayoría de edad y aprobado el primer examen de la carrera (Romano, cómo olvidarlo). Llamé a mis Papis y les dije: Bueno, pues he aprobado y ... ya puedo ir a la cárcel! Para matarme, no?