Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

sábado, 15 de noviembre de 2008

Decidir


Podría quedarle toda la vida por delante, pero ella ha decidido que ha sufrido ya demasiado. Me estremece ver las imágenes del rostro de Hannah y pensar que con sólo 13 años pronto morirá. Ella no es ni la primera ni la última niña que sufre leucemia, que con tan poquitos años vive un complicado infierno que muchos, como yo, no somos capaces ni de imaginar cuando lo más grave que nos ha pasado ha sido tener que operarnos de amigdalitis.
Hoy me enfrentaba a la pregunta de la encuesta de El país, perpleja. ¿A qué edad puede decidir una persona sobre su vida? Mi madre con muchos menos años que yo dejó sus estudios para empezar a trabajar, porque en su casa no había dinero; mi padre con catorce años era el cabeza de familia y en el fondo de su ojos dormían historias que le habían roto la infancia.
Hace poco escuchaba a unas amigas hablando de cómo sus hermanas se preocupan más por la moda y los chicos, con sólo doce años, que por tener amigas o simplemente disfrutar de las últimas puntadas de los privilegios de ser niños. También me sobrecogía ver a una chica de quince años con una gran barriga de embarazada y la cara poblada por el acné.
¿A qué edad puede una persona decidir sobre su vida? ¿Acaso a los veinte años dejaremos para siempre de ser inmaduros porque ha llegado la hora? ¿Acaso a los quince nuestras opiniones son simples habladurías de críos adolescentes?
He dejado la encuesta sin responder, quizá porque tampoco tengo respuesta. O, también, porque cada persona es un mundo, cada vida es una historia cargada de sombras y secretos, y decidir, se tenga la edad que se tenga, sobre nuestra vida, nunca es fácil.

10 comentarios:

AMYLOIS dijo...

según las circunstancias de la vida, uno madura antes o después. Yo te aseguro que a los 8 años fui todo lo madura que podía llegar a ser en la vida. Tristemente.
Lo que quiero decir es que esa chiquilla está suficientemente capacitada para decidir lo que quiere y lo que no quiere.
Un saludo.

BIRA dijo...

Tampoco yo he sido capaz de contestar en la encuesta.

creo que no hay una "edad" para decidir, pues hay personas de cuarenta años que tienen menos capacidad que un niño de diez para saber lo que quiere hacer con su vida. La vida, precisamente, es la que nos hace madurar, a veces a base de hostias (y perdona la claridad). Desde luego la historia de Hannah es de las que no puede dejarnos indiferentes.

Un beso.

Fran^^ dijo...

Nu...indiferencia no es lo que transmite precisamente esta historia, ni la reflexión que nos muestras. Si para algo me sirven estas cositas, además de para compadecerme y tratar de ponerme en esos pellejos que tan difíciles situaciones han de vivir, es para valorar y admirar la suerte que tengo a pesar de lo desangeldo que uno puede sentirse a veces.

besete

Gemma dijo...

Sólo puedo decir que, a veces, el sufrir nos puede hacer madurar de manera repentina, aunque Hanna ya lleva tiempo sufriendo... es sobrecogedor verla y oir cómo habla de serena y segura sobre su decisión, es una situación muy difícil, no lo juzgaría por nada del mundo, pienso que la libertad de las personas debe ser lo primero a respetar por la humanidad, tengan la edat que tengan y si ella no quiere sufrir más , creo que está en su pleno derecho de decidir no someterse a esa operación, aunque le deseo lo mejor de lo mejor, sea lo que sea. Un abrazo.

El búho rojo dijo...

Preguntas... ¿A qué edad puede una persona decidir sobre su vida???

Pregunto... ¿A qué edad pueda una persona decidir sobre la vida de los demás???

Isabel dijo...

Me has recordado una película que vi ayer,Juno;quizás la madurez nunca tiene que ver con la edad,sino con las experiencias vividas; y la vida nos ofrece desde muy pequeños muchas y variadas,duras y simples,pero nos enseña de forma pertinaz
¿Quién duda que una chica de esa edad no puede estar al límite?
Mi abrazo,aunque con un sentimiento de abatimiento e impotencia ante este tipo de situaciones,amiga.

Más claro, agua dijo...

La respuesta quizás no esté en la edad física, sino en la mental.

Me dan escalofríos cada vez que pienso en la conversaxción que deieron tener esa cría y sus padres... Buf!

jordicine dijo...

Imposible de contestar. Pero nos ha dado una lección a todos, creo- Basta ya de sufrir. Menos hospitales y más casita. Olé. Un beso. Y felicidades por la reflexión.

mas de mi que de... lirio dijo...

Tengo un alma positiva así que espero que esta niña solo haya tomado la decisión de dejar la medicación con todas las consecuencias posibles… a mi madre le dieron tres meses de vida, melanoma, un cáncer terminal que ya había hondado en gran parte de su cuerpo. El diagnostico se lo dieron tanto en Buenos Aires como en la reconocida clínica Mayo en los estados Unidos… de eso hace ya 25 años y aun sigue viva y feliz.
A que edad se puede decidir no lo se… tienes razón, cada uno es un mundo.
Besos desde mi alma.

Nanny Ogg dijo...

No puede haber una edad concreta porque todo depende de la persona. Seguramente hay niñas de trece años muy inmaduras y, sin embargo, después de escuchar a esta niña y saber todo lo que ha sufrido nadie puede negarle la madurez por mucho que su edad diga lo contrario.

Besos