Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

martes, 3 de noviembre de 2009

No he podido


No he podido. Creo que ya lo he intentado casi todo. Ni la comida, ni la bebida, ni siquiera el juego. Sigo esperando a emborracharme de vicio, a explotar de adicción. A veces me asusto por desear tanto, algo tan horrible. Pero me gustaría que me cegara el alcohol, que por mi cabeza sonara constantemente la música repetida de la máquina tragaperras.
Podría buscar ayuda profesional, alguien con quien hablar, que me orientara en mi futuro. Podría buscar un grupo de apoyo, gente como yo. Decir en voz alta: "me llamo Lorena y soy adicta". Seguro que vería miradas de consuelo, de empatía e incluso pena. Por dentro sentiría entonces, esa indescriptible emoción que se siente cuando sabes que existen personas que te comprenden, que han estado en tu misma piel. Entonces, sonreiría ante la fragilidad que me caracteriza y vería que no estoy sola, que hay quien sufre como yo. Y quien sale adelante.
Pero no he podido. Resquebrajo mi cabeza buscando nuevas cosas que probar. Sin embargo, dudo que haya droga tan fuerte como la del roce del cuerpo, como la de la ilusión de un encuentro, como la de imaginar que existe la otra parte de ti, esa que te falta para poder sentirte totalmente llena por dentro. La otra mitad perfecta o imperfecta, según se mire.
No he podido hacerme adicta de esas drogas blandas. No he podido. Es difícil encontrar algo tan adictivo, tan corrosivo, tan inefable, tan doloroso, tan eclipsante, como el maldito amor.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin mucho más que decir.. me ha encantado!




Fdo: Alguien que pasaba por aquí de casualidad.

Solecito dijo...

Ayyy... Completamente de acuerdo con vos. Ni hablar que el tiempo es más rapido curando otro vicio y la resaca, que al amor.

Besos!

Nanny Ogg dijo...

Qué razón tienes, no existe mayor droga, ni más adictiva pero tampoco la hay más satisfactoria. Una no puede dejar de buscarlo continuamente. Esperemos que pronto encuentres la droga necesaria para calmar tu "mono"...

Besos

Alexandra dijo...

El amor es una droga Fuerte, fuertemente adictiva. Un deseara no caer en ella, pero siempre cae y no hay centros de rehabilitación que digan: Hola, soy alexandra y soy adicta al amor. El amor siempre se ve como algo bueno ¿Será entonces una buena droga? ¿Existen las buenas drogas?

Besitos

JuanMa dijo...

Me pasa lo mismo...

Un beso, con mirada que comprende.

susana dijo...

Te comprendo, a mí el amor me emborracha hasta las trancas. Lo malo es que unos días me provoca una resaca insoportable y otros me hace disfrutar de lo lindo

Raquel dijo...

lorena sabes que puedes contar conmigo...sabes que siempre estaré ahí contigo, incondicionadamente.
sabes que a pesar de todo estoy ahí, porque nuetra amistad es mas solida que un trozo de hierro, que un lingote de oro.
aunque llevamos tiempo sin hablar te siento cerca y espero que tu sientas lo mismo... sabes que te quiero mucho y ESO NADIE NI NUNCA LO PODRÁ CAMBIAR.

profilactico_xxl dijo...

me gustaría que fueras seguidora de mi blog!!!! crees que me lo merezco?????? jejeje

Feliz finde

desahogandome dijo...

Si crees que nadie te comprende... ¿a quién escribes? ;-) Es una broma un poco exagerada... ya sabes q muchos tenemos la suerte de no estar solos más que cuando queremos (q cada vez son más momentos... será la edad ;-) )

Un abrazo

Safo dijo...

Sencillamente... genial :O