Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

martes, 20 de marzo de 2007

Volar



Siempre he querido volar. Estar por encima del suelo, entre las nubes, tener al sol más cerca. Y tejiendo sueños, he llegado hasta aquí. Soy toda emoción y deseo. Palpita dentro de mí, con fuerza, este anhelo infinito. Siento, sonrío, doy saltos y vueltas. Me siento extraña e impaciente, alegre aunque serena. Calma, me susurro al oído, calma. Todo llega, todo se alcanza.
Soy un pajarillo feliz y libre, que revolotea mientras espera la última señal para emprender el vuelo. Viajaré hasta tierras lejanas, de dulce invierno y grandes ilusiones.
No tengo miedo, sé que no voy a caer. Confío en mí misma. Y por supuesto, sé que no estoy sola. Mi corazón está lleno de ti.

3 comentarios:

nadaquedemostrar dijo...

...y desplegarás tus alas
... y tendrás hermoso vuelo

Disfrútalo a cada instante....ahhh
...que ganas me han dado de volar a mi también oye!!

Besos!!

JuanMa dijo...

Me encanta verte así, Lorena. Ya tenía ganas de leerte alegre.
Si quieres, volamos juntos un rato (pero sin acrobacias, ¿eh? que soy un poco patoso).
Un beso

Isabel dijo...

Sin miedo,es la única manera de vivir,amiga...
El miedo pone plomo en las alas,cuídate...
Un besazo,Lorena.