Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

sábado, 22 de diciembre de 2007

Las apariencias engañan


Ayer fue un día memorable. La vida me demuestra lo equivocada que estoy, cada dos por tres. Las apariencias engañan, y mucho. Hasta la persona más egoísta guarda dentro de sí un tesoro escondido. Durante mucho tiempo pensé que habría personas con las que jamás conseguiría congeniar igual que pensé que, jamás me separaría de otras. Subestimé a la incompatibilidad.
Estoy aprendiendo de estas valiosas lecciones. He roto viejos prejuicios, ahora toca plantar nuevos sueños.

5 comentarios:

Juan Cosaco dijo...

Los prejuicios no son racionales, pero quién es racional 100%??
Gracias por enseñar a aprender.
Salud!

John Doe dijo...

Las apariencias engañan, pero siempre hay sorpresas por descubrir. Algunas buenas, otras malas... y otras que te sorprenden a las 9 de la noche!

Todo depenede, no crees? jiji

NancyQ dijo...

Me encanto este post, esa experiencia es sublime de verdad.
Deseo que pases una Navidad llena de paz salud y amor, y un nuevo año lleno de sorpresas.
Un abraztote!

** MARÍA ** dijo...

Paso por tu espacio para desearte una Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo. Que todos tus deseos más deseados, se cumplan en este año y a lo largo de tu vida.

Besos tiernos y dulces. Que seas muy feliz.


** MARÍA **

PD: Pasaré con más tiempo para deleitarme con tu blog.

Isabel dijo...

Lorena,la felicidad se saborea a sorbos pequeños...Que sean diarios,amiga.Un gran abrazo y me encanta sentirte satisfecha;ese es nuestro gran reto diario.
Besos,muchos y fuertes. ;-)