Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

domingo, 16 de diciembre de 2007

Palabras sin sentido


Sueño conmigo misma, con letras de colores y sombras que dan escalofríos. Escribo palabras sin sentido mientras escalo esta gigantesca pared, miro sin ver y sólo quiero parar y respirar.
Tiro una y otra vez del hilo, pero éste se escurre entre mis dedos; es inútil la fuerza, la fiereza, el anhelo...sigo tirando llena de esperanza, deseando encontrarme algo bonito sonriéndome al otro lado.
A veces me siento como una niña muy pequeña...

6 comentarios:

Isabel dijo...

Esa inquietud que llevas dentro suele ser el motor más importante para alcanzar lo que nos proponemos;sin ella nunca buscamos...
Que tengas metas realizables siempre en mente,Lorena;pisa fuerte y adelante...
Un abrazo y felíz domingo.:-)

Vanlat dijo...

Si me guardas el secreto te diré que yo también me siento así.
Y no sé cómo cambia esa sensación.
Sólo que lo hace.
No desesperes.
No te desanimes.
El camino no viene de fábrica, por eso es bonito recorrerlo.
Miles de besos.

Juan Cosaco dijo...

Dicen que no hay que perder el hilo de las historias, y menos de la propia. Todos tenemos esos instantes de retorno a la "infancia"; algo bonito está llegando, pero debes salirle al encuentro.
Salud pequeña!

Doncel dijo...

Lorena:
nunca dejo de soñar,no me canso.
Sigue con tu esperanza te aseguro que encontrarás algo bonito, hay más sueños dulces que amargos.
"Vivo en una colina de sueños" y no me resisto a dejarla.
Encantado de conocerte,
Saludos cordiales.

Miguel dijo...

... celebra este tu acogedor espacio con navideños besos, cienes de tiernos y cálidos ... cual suaves son tus encantadores abrazos.

Mía dijo...

Me gustó mucho la forma en que escribís, como convinás palabras, formas y colores. Felicitaciones y saludos