Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

domingo, 13 de abril de 2008

Cambiar el mundo


"Cuando te ves atrapada, desvalida tras los muros, inmovilizada en un harén sin salida, sueñas con escapar. Y la magia surge cuando entiendes ese sueño y haces que las fronteras se desvanezan. Los sueños pueden cambiar tu vida y, a la larga, el mundo. La liberación empieza con las imágenes que danzan en tu cabecita, y puedes transformar esas imágenes en palabras. ¡Y las palabras no cuestan nada!".


Sueños en el umbral. Memorias de una niña del harén de Fatema Mernissi

Este libro me está haciendo darme cuenta de muchas cosas. Ignoramos que detrás de un velo hay más sueños de los que podemos imaginar. Las mujeres como tía Habiba, la dueña de estas palabras, soñaban con salir del harén y pasear libremente, ver el amanecer, sentir el aire fresco de las calles, observar el cielo más allá del cuadrado del patio. Esas mujeres: llenas de esperanza, encerradas, luchaban todos los días, intentando educar para soñar. No podemos dejar que sus voces caigan en el olvido, aunque creamos que los harenes no existen, sólo porque no los observamos, con sus altos muros y el guardián en la puerta custodiando la integridad de la casa, las fronteras que limitaban a muchas mujeres, siguen existiendo.
Hoy va por ellas, por las que se niegan a perder la esperanza, por las que viven luchando cada día por lo que es justo y, sobre todo, por las que confían que los sueños, no son sólo sueños y que pueden, a la larga, cambiar el mundo.

6 comentarios:

John Doe dijo...

Hola Cariño!!

Es cierto, existen muchas clases de violencia, a mi parecer esa es una de ellas, pero a su vez... admito que lo mejor es soñar, y al soñar hacer los sueños realidad... :)
Como bien creo se debe luchar por ellos, en esta sociedad... nuestras voces pesan mas que las de ellos. Alzando la voz todos juntos se conseguirá cambiar. (me gusta pensar así)

Me quedo con esta frase:
"La liberación empieza con las imágenes que danzan en tu cabecita, y puedes transformar esas imágenes en palabras"

Ya sabes... los sueños tienen significados... el subconsciente siempre esta ahí :)

Un besazo cariño! Muaks!

fire dijo...

me encantó..
justamente yo kiero postear sobre este tema...
el otro dia encontre unas imagenes muy significativas sobre esto..
un besito cielo

Elena dijo...

Preciosa entrada, Lorena. Son millones las mujeres que aún viven entre los muros de un harén, aunque esos muros sean invisibles. Están ahí, les impiden expresarse libremente, estudiar, participar en política, ir a votar, trabajar fuera de casa, ser independientes, decidir sobre su sexualidad... Y no se trata de una realidad exclusiva de los países considerados poco desarrollados. Lo vemos en cada mujer que muere a manos del cerdo de su pareja, incapaz de soportar que tenga vida propia y que se quiera a sí misma. Nos queda mucho camino, y hay que andarlo a toda costa. Porque sólo así llegaremos un día a nuestra meta.

Disfruto mucho con tu blog. Sigue así, guapetona. Un abrazo.

desahogandome dijo...

Lo difícil no es pasar de sueños a palabras, sino de palabras a hechos.

Un saludo.

desahogandome.blogia.com

Isabel dijo...

A veces nos acostumbramos al mundo que nos rodea y pensamos que eso es todo ,que no hay más;qué equivocados estamos;siempre hay más...Un abrazo,amiga.:-)

Estrella Altair dijo...

Hola Lorena, vengo del blog de Isabel... y bueno me parece muy bien lo que dices... pero tuve una profesora en la facultad, que nos enseño que la variable antropológica existe y que muchas de ellas que viven en el harén son felices... y no quieren otra cosa, es cuestión de cultura... quizas otras como la que cuentas sueña con otras cosas... pero mira toda la polemica del velo en nuestros colegios, son ellas las que lo desean.....

Se me ocurre que hay que ser muy cuidadoso en estos temas.

Un saludo y volveré