Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

jueves, 22 de mayo de 2008

Una pequeña función

¿No os da la impresión de que el tiempo es travioso y, justo cuando queréis que pase rápido, es eterno?
Voy contrarreloj, haciendo tachaduras en el calendario, disfrutando de los pequeños momentos. Hoy paseaba y disfrutaba del sol con olor a verano, planeaba estrategias, ideaba nuevas tramas para mis encrucijadas, anhelaba tener un cuerpecito pequeño que estrujar. Mi cabeza está más activa que nunca, pero, cuando se trata de estudio, se rebela y pide clemencia. Hoy tocaron derivadas y límites. Qué forma de perder el tiempo, ese que hoy me torturaba pasando más lento de lo normal y volando en esos instantes que yo quisiera, jamás se alejaran de mí. En fin, tendré que conformarme, al fn y al cabo, no soy más que una pequeña función que tiende a más infinito...

3 comentarios:

Emig dijo...

Felicidades por este blog. Lo digo sinceramente. Sólo cuando vivo las cosas que hago, el tiempo es la pasarela por donde camino. Mas cuando esto no es así, el tiempo aparece con un sinfín de posibilidades, ahí es donde surge la indecisión y el propio percance. Cuando vivo la comunicación no vivo la esperanza pues todo fluye. Cuando vivo la incertidumbre, olvido fluir y me siento más lejano de mí mismo. Para mí, el tiempo vivido es cuando más cerca del presente estoy, el cual, a veces parece la aguja del pajar. Vaciando el pajar, se encuentra la aguja y tal vacío, es creador.

Un cordial saludo!

fire dijo...

yo tambien siento que vivo desaprovechando el tiempo...
lorena...escribes reflexiones y cosas muy snetidas y bonitas...
es un placer venir a verte...me siento como en casa...
un beso

coloccio dijo...

una sucesión de infinitesimales que tiene resultado finito, que dice un colega.

Hay que aprovechar el tiempo, y si es posible,moldearlo. Aunque a veceses divertido que te lo trastoquen y te sorprenda

Un beso