Ella está en el horizonte. Camino dos pasos y ella se aleja. Nunca deja que la alcance. ¿Para qué sirve, entonces, la utopía?...para caminar.

domingo, 4 de mayo de 2008

L'imagination au pouvoir


Me hubiese gustado vivir en el mayo francés de hace cuarenta años, respirar el olor a revolución, escuchar los gritos pidiendo los cambios, correr, sentir en la piel el onírico sabor a libertad. Oyendo a Ismael Serrano, sigo soñando con aquel mayo que se fue, en el que la imaginación tenía el poder y querían romperse todas las normas, luchar contra las injusticias y, en definitiva, cambiar el mundo.

¿Queda tan lejos ese mayo?, ¿acaso nuestros espíritus se han acomodado a vivir en un tiempo sin lucha ni rebeldía? On achète ton bonheur. Vole-le. (Están comprando tu felicidad. Róbala), decían. ¿No nos estamos dejando comprar nosotros? Dejamos a un lado los sueños, los cambios parecen darnos miedo, crecemos para buscar un sitio cómodo desde el que mirar el mundo, lo más alto posible, para que la suciedad y la pobreza no nos salpique, para que seamos inmunes a la injusticia. Me hubiera gustado estar allí y buscar la playa bajo los adoquines, y haber conseguido cambiar el mundo, aunque fuera por unos días. Me hubiera gustado estar allí, a pesar de que el sueño se hubiera desvanecido tan pronto como llegó.

Soy una soñadora así que crearé una utopía, un mayo del 68 particular con el que alimentarme para que no decaiga la esperanza nunca. Soyez réalistes, demandez l'impossible...no me cansaré de buscar los imposibles.

Oubliez tout ce que vous avez appris. Commencez par rêver.

Olvídense de todo lo que han aprendido. Comiencen a soñar

7 comentarios:

Juan Cosaco dijo...

Pues yo honestamente creo que se tiene un poco sobrevalorado el mayo del 68 francés. Tengo amigos de mis padres que estuvieron en Paris en esas fechas y desdicen muchas cosas...
Hoy escuché a un lider estudiantil de l 68 que decía que habían triunfado porque ahora había un presidente como Sarkozy, que podía divorciarse, juntarse con una modelo y tal... que las ideologías que defendían no eran correctas... en fin.. un desastre, oiga.

Pero yo tb me reconozco utópico, hace falta una revolución!

Salud!

El búho rojo dijo...

Coincido con mi antecesor... creo que la sociedad en estos 40 años, ha cambiado mucho y aquello quedó en un mito, en una maravillosa fotografía para la historia...

Hoy, creo que la propia cultura ha marcado la pauta y la ideología fácil ha dado paso a una revolución mucho más íntima y personal... crecer como personas... simplemente.

Lorena dijo...

Gracias a ambos por vuestros comentarios, os agradezco vuestro punto de vista aunque difiera con el mío, desde luego, podéis aportar mucho más de lo que yo aporto.
Creo que ese mayo del 68 es sólo una excusa para abanderar a los rebeldes, esa revolución íntima creo que no es suficiente: crecer como personas no debería ser una revolución, sino un deber, una meta para todo ser. Hay demasiado por hacer, demasiado por soñar, muchas injusticias olvidadas y demasiadas personas acomodadas en una vida fácil.
Esta es mi utopía, la revolución, en toda regla, de los que quieren cambiar el mundo.
Un besazo!

fire dijo...

pues desearte que sobrevivas amayo...ami me cuesta cada año..y eso k no cierro ninguna etapa.. mi vida es un circuito cerrado desde hace años....
te deseo lo mejor....
un beso

Anónimo dijo...

Quieres luchar?
Cuando quieres empezar? ;)

Me uno junto a ti, a vivir aquel mayo

Por que no repetir, luchar por las nuevas injusticias? Ya sabes... Somos Utopicos, no? :)

Morph

Emig dijo...

No quiero parecer derrotista ante el artículo y los comentarios, pues me veo reflejado en su mayoría. Mi reflexión ante este tema y la propia meditación –que no conclusión— es la creencia de que sí podemos hacer cosas, de hecho las estamos haciendo al escribir, al respirar desde la cordialidad, al pensar desde esa misma premisa, al respetar, al amar, al dejarnos llevar por la libertad, no como concepto sino como una obligación. Ir haciendo camino, dejando señales, creo que hace que desde la propia libertad de cada cual, podamos coincidir pocos o muchos en ese mismo sendero que, no es sólo un camino, sino que tiene un sentido. Cada cual que cambiemos, hay uno menos que cambiar y, de alguna forma, pienso y creo que el halo que se irradia, aún invisible, es una semilla que la propia vida hace buen uso de ella.

Un cordial saludo

Ceci dijo...

En tiempos en que las metas son individuales, de visión centrífuga hacia el propio ombligo, cómo no pensar que sería lindo haber podido vivir un poco de aquel tiempo de ideales y lucha por un mundo mejor para todos.

L'imagination au pouvoir =)

Saludos!